top of page

Reforma y Legislación de Salud Alimentaria; URGE.

Actualizado: 11 feb 2023

Difícil resumir en una publicación la realidad de las demandas y urgentes soluciones que requiere la ciudadanía amenazada.

Cada vez es mas riesgosa la presencia de una alimentación industrializada que no aporta garantías de nutrientes reales, igual la industria farmacéutica, con productos de dudosa calidad, donde sus precios no son nada justos dados sus escasos y cuestionables beneficios... en pleno siglo XXI.


Son dos los grupos de alimentos que están en la mira de los investigadores de la salud: el mas conocido y criticado son los productos industrializados destinados a la alimentación masiva en atractivas presentaciones de forma y sabor pero con multiples adictivos quimicos, edulcorantes, saborisantes, conservadores y compuestos supuestamente naturales y saludables que en realidad son todo lo contrario. También entran aquí los complementos alimenticios patito y medicamentos chatarra que merecen una investigación aparte.

 

"Desde la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1994, la alimentación de los mexicanos quedó atrapada entre paradojas de globalización y capitalismo. Alyshia Gálvez analiza (como antropologa) las relaciones entre... la salud y las prácticas alimentarias en los Estados Unidos y en México derivadas del tratado... para demostrar cómo la alimentación en México ha sido permeada por políticas de un neoliberalismo rapaz que prioriza la riqueza de unos sobre el bienestar colectivo." (1)

 

Por ejemplo, alguien sabe que la grasa butírica, componente de los helados de sabores (nieves), pierde en su proceso las propiedades de la crema de vaca, pero se presume su origen lácteo aunque ya no sea un nutriente real, todo lo contrario solo es grasa saturada y glucosa, ambas en exceso y por eso dañinas a la salud. Ejemplos como éste hay montones y todos con las mismas características: no nutren, enferman y son caros comparados con los supuestos beneficios "naturales y alimenticios" bajo nombres y publicidad engañosa.

Y aquí está el meollo del asunto, porque su atracción al consumo está oculta deliberadamente en un sabor que atrae por adicción generalmente al azúcar o inducida a través de un químico y supuesto "sabor natural" cuyo origen no es revelado, aunque sabemos que se trata del glutamato monosódico cancerígeno.

Hay otros de origen natural como los aceites para cocinar de origen vegetal, pero que pierde sus propiedades vegetales naturales en el proceso de elaboración y a cambio quedan convertidos en grasas saturadas que son una amenaza a la salud, como la famosa margarina "vegetal" barata que sustituye a la mantequilla de vaca menos dañina.

La lista es interminable y desde hace casi un siglo el desarrollo de los sistemas de procesamiento en la industria alimentaria galopa en marcha por dos razones: la demanda de alimentos crece junto con la población; la otra poderosa razón es el enorme margen de utilidad ─nada despreciable─ que obtiene la industria de comida procesada.

Las mentiras al cliente consumidor están presentes desde tiempo inmemorial. La bebida cocacola logro su licencia de venta masiva en EUA prometiendo que no se vendería para el consumo de niños; 10 años mas tarde el director de mercadotecnia de la empresa publicó su foto ─se parece a santaclaus─ junto con su nieta de 5 años empinándo la botella del oscuro contenido y desde entonces el consumo y enfermedades infantiles derivadas, crece.

Tambien en EUA un grupo de 50 medicos avaló ante su congreso y la FDA (alimentos y medicinas) un estudio que verificaba que el humo de cigarrillos no sería un problema de salud; años después se presentó la verdad del cancer y enfisema pulmonar.

Y así llegó el momento donde todos empezamos a leer en revistas los consejos de las dietas milagrosas, solo que no fue tan rápido darnos cuenta que no funcionan. Del mismo modo ha sido largo el proceso entre lidiar contra nuestros apetitos y adicciones e intentar hacer alguna concesión a los propósitos saludables. En este terreno se dan cita varios factores que no siempre están a la vista de quienes no quieren pensar mas allá de sus gustos y costumbres de los llamados placeres de cualquier tipo, desde tabacos, golosinas, bebidas y supuestos alimentos, todos publicitados con mercadotecnia de mensajes subliminales a las emociones.

¿Cuales son los mas graves riesgos que afrontamos? Los casos abundan en diferentes regiones y países siendo los mas delicados, los supuestos alimentos procesados, los complementos alimenticios y las medicinas.

Van algunas muestras de los engaños mas notables:

  • El caso actual de las tortillas chafas; aprovechando el encarecimiento, engañan.

  • La sarta de productos que exhibe Profeco, donde los quesos no son quesos, los aceites están adulterados, algunos embutidos no tienen carne ni proteínas, los cafes solubles son de garbanzo y frijol rancios, y varios saborizantes tienen ingredientes cancerígenos; y hay más.

  • También están los medicamentos patito con ingredientes raros y formulas mentirosas en varias conocidas compañías farmacéuticas de similares y de patente por igual.

  • Empresas que no cumplen con las normas de calidad al elaborar productos.

  • Laboratorios que no cumplen con la necesaria calidad y efectividad de componentes.

  • Marcas usadas para sugerir contenidos que no son; alguien se acuerda de Miel Karo, miel de maple o de maguey donde la substancia es jarabe de maíz transgénico barato y no miel de abeja, o "mantequillas" de origen vegetal que son grasas saturadas.

  • Abundan los negocios que expenden alimentos y bebidas que no cumplen con normas de higiene en la elaboración, ni con los espacios libres de humo.

  • También está el caso reciente de agricultores de EUA que quieren que comamos maíz transgénico porque supuestamente lo dice y nos obliga el T-MEC...¿?

  • La lista puede ser muy larga y compleja y en todos los casos hay señales de atraco...

No especifica las cantidades de vitaminas ni dosis de consumo.

¿QUE SE PUEDE HACER MIENTRAS TANTO? Aquí podríamos intentar algunos enfoques para un análisis de situaciones, urgencias y luego arriesgar una toma de decisiones:

  1. Definir cada quien el proyecto de calidad de vida personal y comunitaria que anhela.

  2. Exigir a las autoridades de salud, industria, y comercio, mayor control sobre las empresas que manejan substancias de riesgo.

  3. Observar resultados en nuestro comportamiento, ansiedad y efectos ante el consumo de productos nocivos a la salud y guardar comprobantes de gastos médicos del caso.

  4. Señalar y demandar ante las autoridades los establecimientos que elaboran y distribuyen productos engañosos, con falta de higiene y contenidos falsos o dudosos.

Aquí ya se incluye la necesidad de formular dispocisiones legales que actuen mejorando las instituciones de salud, tal y como lo mostramos en el titulo de este artículo, y para lo cual hay que hacer algún tipo de actividad comunitaria con vecinos, amistades y familia, revistas especializadas, grupos de activismo y presión social, y porque no, hasta partidos políticos.


Hasta muy pronto...


Tino Loza PI

@endialogo_ED (Twitter)

  1. Libro-ComerConElTLCAN. Datos de interés sobre política alimentaria.

  2. Libro-FoodAdditives-DraFarlow Exhibe el peligro de aditivos en alimentos.

  3. RevistaDelConsumidor, análisis sobre productos y servicios.

P.D. AGRADECEREMOS SUS COMENTARIOS AL FINAL DE ESTE ARTICULO.

En próxima publicación presentaremos el Camino para una Dieta Saludable.

Suscríbase y le llega de inmediato cada entrada.

Tambien puede bajar a su celular android la App de nuestra revista; AQUI










35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page